Instalación de Hormigón Impreso

Instalación de Hormigón Impreso
Operarios instalando Hormigón Impreso

Proceso paso a paso

Instalar con éxito un pavimento de hormigón impreso no es tarea facil. Pasos como la preparación o el vertido del hormigón pueden resultar medianamente faciles de llevar a cabo. Sin embargo, hay fases, como el estampado de la superficie, que si no se saben realizar correctamente, pueden tener consecuencias desastrosas. Sobra decir lo dificil y caro que sería retirar una losa de hormigón defectuoso para volver a hacer un segundo intento.

Hay varios objetivos principales que hay que tener en cuenta durante todo el proceso. Los estampados deben ejecutarse correctamente para quedar alineados como deben. La textura tiene que ser la adecuada. La mezcla debe ser la correcta. Pasarnos de agua en la mezcla por ejemplo, supone malos acabados. De esto hablamos aquí.

El proceso de instalar un pavimento de hormigón impreso pasa por varias fases, que recomendamos, lleven a cabo profesionales cualificados con demostrada experiencia. A continuación te describimos los pasos generales que se siguen a la hora de ejecutar un pavimento de hormigón impreso. No es información suciente para hacerlo uno mismo, pero como cliente, es bueno saber qué va a ocurrir en tu casa antes de que se pongan manos a la obra.

  1. Preparación del suelo: Es importante preparar bien el suelo que va a recibir el hormigón impreso. Para ello, se compacta y se nivela el sustrato para evitar posible drenajes y filtraciones en el hormigón.
  2. Colocación del encofrado: El encofrado es el molde que dará forma al pavimento de hormigón impreso. Los mas habituales son de madera, aunque también se usa el metal o el plástico. Debe de colocarse correctamente, ya que sino, pueden aparecer problemas de drenaje, de falta de pendiente, o esquinas mal terminadas.
  3. Armadura: La armadura de acero, en forma de barras o de malla metálica, aporta a la losa una función estructural, reforzándola.
  4. Vertido del hormigon: Una vez preparado el encofrado y colocada la armadura de acero, se procede a vertir el hormigón dentro del “molde”. La forma mas habitual de vertirlo suele ser usar una hormigonera. Es importante que el hormigón se vierta lo mas cerca posible de donde se va a quedar, evitando moverlo una vez vertido. Esto evita que la mezcla deje de ser homogenea. No te olvides de proteger lo que haya alrededor para que no se manche. Se suelen usar rollos plástico para esto. Hay que asegurarse de que se usa la mezcla correcta de hormigón, acorde a las condiciones del lugar. Este es un punto importante a dejar claro con el contratista antes de empezar.
  5. Llaneado de la superficie: Se realiza inmediatamente despues de vertir el hormigón. El objetivo es dejar lo mas liso posible la superficie dejando un lienzo en blanco, que mas adelante se convertirá en hormigón impreso. En este paso hay que asegurarse de que la superficie quede perfectamente plana y nivelada. También es importante que no haya áridos a la vista en al superficie, unicamente cemento.
  6. Coloración: Este paso es obivamente opcional. El hormigón impreso se puede colorear en varias de las fases. Una es al principio, en la elaboración de la mezcla, añadiendo pigmentos.  En general esta es la forma mas eficaz y homogenea. También se puede colorear durante el proceso de fraguado o bien una vez ya endurecido, usando tratamientos superficiales con resinas que ademas de proteger, dan color.
  7. Estampado: El proceso de estampado del hormigón impreso debe estar bien planificado de antemano. El estampado solo se puede llevar a cabo durante un corto periodo de tiempo. El hormigón no puede estar ni muy blando (fresco) ya que se deformará al intentear estamparlo, ni muy fraguado ya que por su dureza será demasiado tarde para trabajar con el. Es frecuente empezar a estampar los bordes e ir yendo hacia el interior. Para que este en condiciones óptimas, es importante estampar el homirgón en el mismo orden que se ha vertido. Si se realiza un diseño previo adecuado y se respetan las alineaciones a seguir, se puede conseguir un buen acabado del hormigón impreso.
  8. Curado del hormigón: Curar el hormigón significa dejarlo que frague para queste comience a adquirir las caracteristicas que definen al hormigon, sea impreso o no. Durante el proceso de curado, el hormigon se vuelve mas denso y e impermeable. Esto se traduce en un aumento en la resistencia y durabilidad.
  9. Creación de juntas de dilatación: Las juntas de dilatación ayudan a prevenir la aparición de grietas. Estas grietas aparecen en el hormigón impreso con los cambios bruscos de temperatura en los que este se contrae y dilata rapidamente. Si bien no es una solución definitiva contra todas las posibles apariciones de grietas, si que ayuda bastante.
  10. Capa de protección: Un pavimento de hormigón impreso no esta terminado hasta que no se le ha aplicado su correspondiente tratamiento superficial. Este paso es muy importante para asegurar una larga vida a nuestro nuevo pavimento. Generalmente se recurre a resinas especialmente creadas para este fin. Con este tratamiento superficial, no solo se consiguen colores mas fuertes. También crean un acabado que puede ser mas mate o con mas brillo según el tipo de resina. Ademas, claro esta, de proteger el hormigón impreso ante la suciedad, descoloraciones por el uso, posible exposición a productos químicos y cualquier otra clase de suciedad que pudiera penetrar en el hormigón impreso.
4.5 (90%) 2 votes